Advertisement
Chile, Concepción, lunes, 24 de abril de 2017
TTIP, ¡sacad las manos de la comida! PDF Imprimir E-Mail
Tribuna Libre
escrito por Esther Vivas   
jueves, 01 de enero de 2015

Una nueva vuelta de tuerca se cierne sobre las políticas agroalimentarias en Europa. Se trata del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, más conocido como TTIP, sus siglas en inglés, la alargada sombra del agronegocio que se extiende del campo al plato. Como vampiros a la sangre, las multinacionales del sector esperan sacar tajada, y mucha, de estas nuevas medidas de liberalización comercial.

Pero, ¿que es el TTIP? Se trata de un tratado negociado en secreto durante meses, filtrado a la luz pública, pendiente de aprobación por el Parlamento Europeo, con una campaña de marketing en marcha, y que tiene como objetivo final igualar a la baja las legislaciones a ambos lados del Atlántico en beneficio único de las grandes empresas. Sus consecuencias: más paro, más privatizaciones, menos derechos sociales y ambientales. En definitiva, servir en bandeja nuestros derechos al capital.

Y, ¿en materia agrícola y alimentaria? Las empresas del sector, desde las compañías de semillas pasando por la industria biotecnológica, de bebidas, ganadera, de comida, de pienso... son las que más han presionado a su favor, por delante incluso del lobby farmacéutico, automovilístico y financiero. Mucho está en juego para multinacionales como Nestlé, Monsanto, Kraft Foods, Coca Cola, Unilever, Bacardi-Martine, Cargill, entre otras. De los 560 encuentros consultivos de la Comisión Europea para la aprobación de dicho Tratado, el 92% se realizaron con grupos empresariales, el resto con colectivos de interés público, como indica un informe del Corporate European Observatory.

De aprobarse, el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea, ¿que impactos tendría en nuestra mesa?

Más transgénicos

La entrada masiva de transgénicos en Europa será una realidad. Si bien hoy ya importamos un número considerable de alimentos transgénicos, en particular pienso para el ganado y muchos productos transformados que contienen derivados de soja y maíz transgénico, como lecitina, aceite y harina de soja, jarabe y harina de maíz, la aprobación del TTIP significará un aumento de dichas importaciones, especialmente de los primeros, e incluso la entrada de transgénicos en la actualidad no autorizados por la Unión.

Hay que tener en cuenta que la legislación estadounidense es mucho más permisiva que la europea tanto en el cultivo como en la comercialización de Organismos Modificados Genéticamente. En Estados Unidos, por ejemplo, el etiquetaje que identifica un alimento como transgénico es inexistente, a diferencia de Europa, donde a pesar de las limitaciones, las leyes sí que obligan teóricamente a dicha identificación. Asimismo, en la Unión tan solo se cultiva con fines comerciales un único alimento transgénico: el maíz MON 810 de Monsanto, a pesar del negativo impacto medioambiental que éste tiene con la contaminación de otros campos de maíz tanto convencional como ecológico. El 80% de su producción se lleva a cabo en Aragón y Catalunya, en cambio la mayor parte de países europeos lo vetan. En Estados Unidos, por el contrario, el número de cultivos es mucho más alto. De aquí que Europa sea un goloso pastel para multinacionales como Monsanto, Syngenta, Bayer, Dupont... y el TTIP lo puede convertir en una realidad.

Cerdo, vaca y leche con hormonas

El veto a la carne y a los productos derivados de animales tratados con hormonas y promotores de crecimiento hasta el momento prohibidos en Europa se levantará, así como el uso aquí de dichas sustancias, con el consiguiente impacto en nuestra salud.

En Estados Unidos, los cerdos y el ganado vacuno pueden ser medicados con ractopamina, un fármaco usado como aditivo alimentario para conseguir un mayor engorde del animal, y más beneficio económico para la industria ganadera. En la Unión, la utilización de dicho producto y la importación de animales tratados con el mismo está prohibida, al igual que en otros 156 países como China, Rusia, India, Turquía, Egipto, al considerarse que no hay datos suficientes que permitan descartar riesgos para la salud humana. En otros 26, como Estados Unidos, Australia, Brasil, Canadá, Indonesia, México, Filipinas, se utiliza.

Lo mismo va a suceder con el uso de la hormona somatotropina bovina empleada, principalmente, en vacas lecheras para aumentar su productividad, y conseguir entre un 10% y un 20% más de leche. Sin embargo, varios son los efectos secundarios asociados a su manejo en animales (esterilidad, inflamación de las ubres, aumento de la hormona del crecimiento...) y su impacto en humanos (algunos estudios lo vinculan a un incremento del riesgo de padecer cáncer de mama o de próstata y al crecimiento de las células cancerosas). De aquí que la Unión Europea, Canadá y otros países prohíban su uso y la importación de alimentos de animales tratados. Aún así, otros como Estados Unidos, sobre todo, la utilizan. Por cierto, la empresa estadounidense Monsanto, la número uno de las semillas transgénicas, es la única del mercado que comercializa dicha hormona, con el nombre comercial de Posilac. Menuda coincidencia.

Pollos blanqueados

La carne de pollo "desinfectada" con cloro llegará también a nuestra mesa. Si en Europa se utiliza un método de control de enfermedades de las aves desde la cría pasando por su desarrollo y sacrificio hasta su comercialización, con carácter preventivo, en Estados Unidos han optado por optimizar costes rebajando los estándares de seguridad alimentaria. De este modo, las aves criadas y sacrificadas son desinfectadas únicamente al final de la cadena, sumergiéndolas en una solución química antimicrobiana generalmente a base de cloro o lo que es lo mismo dándoles "un baño de cloro", y punto. Así los pollos quedan "limpios", sin bacterias, bien blanqueados, y su tratamiento sale mucho más barato. Una vez más, todo por la pasta.

Pero, ¿qué consecuencias pueden tener esto para nuestra salud? En la Unión, desde 1997, se prohíbe la entrada de carne de aves de corral estadounidense debido a dichos tratamientos, y a los residuos de cloro u otras sustancias químicas empleadas para su desinfección que pueden persistir en la carne que después nosotros consumimos. La industria ganadera norteaméricana afirma que estos tratamientos permiten eliminar los microorganismos patógenos, sin embargo las infecciones no disminuyen significativamente e incluso el uso continuado de desinfectantes puede acabar generando resistencias.

Nos dicen que los estándares de seguridad alimentaria norteamericanos son de lo más seguros. No apuntan en la misma dirección algunos informes que constatan que una de cada cuatro personas, 76 millones, al año en Estados Unidos enferman por dolencias provocadas por el consumo de alimentos. De estas, 325 mil son hospitalizados y 5 mil mueren. Los expertos señalan que la mayoría de casos podría evitarse con mejoras en el sistema de control alimentario. Saquen conclusiones.

Ya va siendo hora que le digamos al TTIP: ¡sacad vuestras sucias manos de la comida!


Esther Vivas | Publico.es

1 de enero de 2015.-

7173 veces leída

 
< Anterior   Siguiente >
Advertisement
Tercera Feria “Aquí Hay” se enfocará en las regiones afectadas por incendios y aluviones
lunes, 24 de abril de 2017


Preparan feria interregional del emprendimiento Bío Bío y Araucanía
domingo, 23 de abril de 2017


Programa Cimientos comienza etapa práctica de capacitación con internos en Chillán
domingo, 23 de abril de 2017


Comisión Técnica del Vino evaluó positivamente trabajo de viñateros del Valle del Itata e Indap
sábado, 22 de abril de 2017


En Tucapel se entregó último proyecto de reconstrucción post terremoto de provincia de Biobío
sábado, 22 de abril de 2017


Anuncian estudios para terminar Ruta Interportuaria y conectarla con el puerto de San Vicente
sábado, 22 de abril de 2017


Corte Santiago eleva monto indemnización para familiares detenido desaparecido en Central El Abanico
viernes, 21 de abril de 2017


Agüita de la Perdiz celebra su 59° aniversario con pasacalles y música en vivo
jueves, 20 de abril de 2017


50 % de avance presenta ciclovía de O’Higgins en Concepción
jueves, 20 de abril de 2017


Solamente el 51% de los chilenos lee por gusto
miércoles, 19 de abril de 2017


Unas 750 personas serán censadas por el Hogar de Cristo en la región del Bío Bío
martes, 18 de abril de 2017


Recorriendo las instalaciones de la ex mina de Lota, veinte años después de su cierre
lunes, 17 de abril de 2017


Parte trabajo para definir esquema que dé más cuota de sardina
domingo, 16 de abril de 2017


Este domingo volverá a sonar la sirena de Enacar en Lota recordando cierre de la mina hace 20 años
sábado, 15 de abril de 2017


Jóvenes de Alto Bio Bio realizarán encuentro internacional de liderazgo e identidad
sábado, 15 de abril de 2017




Indicadores Económicos

Tendencias Exitosa experiencia de plataforma en línea para compra de pasajes en Chile

Más de un millón de usuarios ha recurrido a PasajeBus.com para la compra de sus boletos que les permiten viajar en Chile y también en Argentina, desde que la plataforma...

Tribuna LegislativaLos pasos de la Convención Constitucional que propone el Ejecutivo

El Congreso será el encargado de convocar a esta Convención Constitucional encargada de elaborar una nueva Carta Fundamental. Para ello, se requerirá el acuerdo de las dos...

Usuarios en linea

Hay 3 invitados en línea